6 de septiembre de 2011

Freddie Mercury

Ayer se produjo la más excelsa efeméride que puede celebrar el siglo veinte. Freddie Mercury cumplía sesenta y cinco años. Hay que ser encomiástico, laudatorio, apologético, panegirista; arrodillarse ante su solemnidad y la perfección. Su voz de reina es la mejor que jamás hubo habitado entre nosotros.
Si persiste música moderna, el cetro siempre rutilará en su mano de diosa. Fue, es y será el mejor. Veinte años ya de muerte.

2 comentarios:

  1. Mi gran pena!!! NO asistir a ninguno de sus conciertos.Un genio

    ResponderEliminar
  2. Marc, revisa l'escrit ;-)

    ResponderEliminar